Aprender idiomas en el extranjero: ¿por dónde empiezo?

//Aprender idiomas en el extranjero: ¿por dónde empiezo?

Aprender idiomas en el extranjero: ¿por dónde empiezo?

Tarde o temprano, llega el momento de hacer las maletas e irse a aprender un idioma al extranjero. Has probado muchas alternativas baratas, pero no logras pillarle el tranquillo, o quizás estás avanzando, pero tienes ganas de enfrentarte cara a cara con los ingleses y ver qué tal se te da.

Un buen día que necesitas cambiar de aires, tomas la decisión: ¡me voy fuera, ya no aguanto más! Pero enseguida empiezan a venirte a la cabeza las preguntas. ¿A dónde voy? ¿Dónde busco alojamiento? ¿Y durante cuánto tiempo? ¿No me gastaré mucho dinero?  

El tiempo pasa volando y empiezas a posponerlo, luego vienen los obstáculos, la familia se opone… ¿te suena de algo? Déjame que te dé algunas respuestas a tus preguntas y empecemos a organizar juntos tu estancia en el extranjero.

1. Mil razones para estudiar un idioma en el extranjero

Antes de pensar en irte, debes saber que estudiar fuera no va a ser simplemente un “gasto”; se trata de unainversión en tu futuro y tu formación. Estudiar un idioma en otro país es una de las mejores opciones que existen para aprender a hablar y desenvolverse en una lengua extranjera. Lo dicen todos los expertos en lingüística y parece lógico teniendo en cuenta que la gente que pasa mucho tiempo fuera acaba aprendiendo.

Aprenderás a desenvolverte tú solo en un país extranjero.

· Harás nuevos amigos y conocerás gente divertida.

· Verás lugares turísticos que siempre has deseado conocer.

· Disfrutarás de experiencias que no tienen en su país (surf, safari, etc.)

· Aprenderás un idioma por “inmersión lingüística”

2. ¿A qué ciudad me voy?

Ya está claro que nos vamos. Pero, ¿a dónde? París, Dublín, Viena, Munich, Londres, Auckland, Nueva York, Toronto, Ciudad del Cabo… la lista de posibilidades es interminable. Otra decisión difícil es escoger en qué país y ciudad haremos nuestro curso de idiomas. Obviamente nos iremos a un sitio en el que sea la lengua materna. Te damos algunos consejos para hacer tu elección.

¡No vayas a un sitio donde haya muchos Latinos! No queremos nada en español, todo inglés, francés, alemán, chino y lo que haga falta, pero nada de español.

· Busca un país que te guste para que aprendas divirtiéndote y con una sonrisa. ¡No se trata de viajar para pasarlo mal!

Acertar con estos dos factores fundamentales puede ser bastante difícil, en función del lugar que escojamos y la época del año.

3. ¿Dónde me alojo?

Otra decisión importante es saber dónde te alojarás. Según quieras hacer un viaje tranquilo y estar a tu aire, o bien quieras integrarte y conocer al máximo la cultura, deberás escoger una opción de alojamiento. Estas suelen ser las más comunes:

  • Residencia de estudiantes: especialmente indicadas para los que busquen un ambiente juvenil, internacional y con ganas de pasarlo bien y divertirse.
  • Alojamiento en familia: ideal para los que quieran conocer a fondo la cultura. Vivirán en régimen de media pensión con una familia autóctona nativa, con la que podrán practicar el idioma también en casa.
  • Hoteles baratos o albergues: una opción también económica es buscar hoteles baratos, con habitación individual o compartida, en alguna zona cercana a la escuela.

    4. ¿Para cuánto tiempo?

    Lo más común es hacer estancias de 3-4 semanas, pero depende de tu presupuesto y el tiempo que puedas estar. Un mes bien aprovechado puede ayudarnos a mejorar mucho, pero una estancia de 6 meses o 1 año puede ayudarnos a consolidar mejor el conocimiento del idioma.

  • Pero claro, depende del tipo de viaje que quieras hacer. Si vienes con intención de “pasar unas vacaciones” y aprovechar las clases para conocer gente y relacionarte, puedes estar desde 1 semana hasta el tiempo que quieras. En cambio, si lo que buscas es una “inmersión lingüística”, es más recomendable pasar un tiempo bastante más prolongado.

    5. Cómo aprovechar bien la estancia

  • Apuntarse a un curso no te da la garantía de conocer el idioma. Las escuelas y los profesores son muy buenos profesionales, pero tampoco hacen magia. Debes esforzarte un poquito en aprovechar tu estancia en el extranjero para que cuando vuelvas notes que has pegado un salto de gigante.

    6. Qué hacer cuando termina tu curso en el extranjero

  • Llegará el momento de decir adiós a tu bonita escuela, tu habitación, tus nuevos amigos y… ¿ahí se acaba todo? ¡Ni hablar! Es importante que aproveches los contactos que has hecho para seguir practicando el idioma a través de las nuevas tecnologías y no olvidarte de lo aprendido.De todos modos, siempre tienes la oportunidad de hacer otro curso de idiomas en el extranjero y conocer una nueva ciudad. París, Nueva York, Pekín… ¿verdad que es difícil resistir la tentación de volver a viajar una vez que has probado la vitamina V.
2017-05-05T19:15:23+00:00 Mayo 5th, 2017|Blog|0 Comments