Si va a estudiar en Europa Estos son algunos consejos para que aproveche su tiempo libre  paseando por las bellezas europeas. Tenga en cuenta que solo podrá viajar sin visa en los 26 países del espacio Schengen.

Los papeles en regla

el hecho de que eliminen la visa no significa que todos los colombianos tengan vía libre para ingresar a Europa. Así está contemplado. Cada país tiene la libertad de admitir o no a una persona y las políticas migratorias son innegociables.

Para evitar inconvenientes, es mejor llevar todos los papeles en regla y a la mano: el tiquete con la fecha de regreso, un seguro de viaje que lo proteja ante eventuales emergencias (esto aplica para todos los viajes), los datos de la persona que lo va a hospedar y, obviamente, el pasaporte vigente. Le preguntarán cuánto dinero lleva para sus gastos y es posible que le exijan que lo demuestre. También le podrían pedir que enseñe sus tarjetas de crédito. La clave es demostrar que es un turista con toda la documentación.

Volar a bajo costo

Las aerolíneas de bajo costo mandan la parada en Europa. Vueling y Ryanair son muy buenas opciones, pues ofrecen tarifas realmente convenientes, incluso, de país a país. Lo único que debe tener en cuenta es que no va a tener una silla asignada y que el equipaje de mano permitido será solo una pieza de máximo diez kilos. Si quiere llevar una maleta en bodega debe pagar un costo extra de entre 15 y 25 euros. Los trayectos entre los países europeos o dentro de cada país suelen ser cortos. Eso le permitirá optimizar el tiempo y disfrutar más de los destinos.

 Viajar en tren

Europa cuenta con un completo sistema de trenes. puede viajar en tren, de ciudad a ciudad entre un mismo país, o de país a país. Esta es una muy buena opción para quienes disponen de tiempo, pues los trayectos son largos.

Por ejemplo, de Madrid a París, el recorrido tarda hasta 13 horas. Las tarifas varían; se consiguen muy buenos precios reservando con tiempo, pero pueden llegar a costar lo mismo o más que un tiquete de avión. Una gran ventaja es que, en tren, se pueden disfrutar bellos paisajes y hay más espacio para el equipaje y son más cómodos que un avión.

El transporte local

Descarte los taxis, a menos de que lleve un presupuesto generoso o mucho equipaje. Las carreras pueden costarle una fortuna. Desde los aeropuertos europeos hay buses (o trenes) que conducen al centro de cada ciudad (o a los lugares más turísticos) o que conectan con el metro; incluso, hay algunos con estaciones de metro.

La clave es informarse con tiempo para que sepa qué hacer a la hora de aterrizar y no pase inconvenientes. Infórmese bien sobre la línea del metro en la que queda su hotel –o donde se vaya a hospedar– y compra un tiquete con varios pasajes para moverte en este sistema durante su estadía.

La alimentación

la alimentación también puede ser muy económica. La clave es informarse sobre los restaurantes a los que van los locales, que cobran precios razonables y suelen ser mejores. Los turísticos o muy famosos son costosos. Vale la pena visitar los mercados, para probar lo mejor de la cocina local a muy buenos precios.

Caminar y aventurar

Las ciudades europeas están diseñadas para dejarse caminar y descubrir muy fácilmente. La mayoría de atractivos turísticos están ubicados en una estación de metro, de hecho, moverse en este sistema es muy fácil y económico.Otra buena alternativa es aprovechar el sistema de bicicletas públicas de la mayoría de ciudades, que cobran muy barato.

Aproveche la tecnología

Hay aplicaciones que te permitirán administrar tú viaje y que te servirán de guía para conseguir restaurantes y excursiones, entre otros servicios. Muchas ciudades ofrecen wifi gratuito en sus zonas más turísticas.

Viaje liviano

Mientras más liviano de equipaje viaje, mucho mejor. Así evitará cargar con pesadas maletas y, en el caso de las aerolíneas de bajo costo, evitará pagar cargos extras.

Aprenda a viajar con lo estrictamente necesario para los días de su viaje. Recuerde que si se queda sin ropa limpia, allá podrá lavar en una lavandería o puede comprarse algunas prendas