Te has preguntado alguna vez que podría pasar cuando te encuentres en el destino donde elegiste vivir?. Lee este top, y descúbrelo:

1. Cuando llegas no entiendes absolutamente nada y crees que jamás lograrás adaptarte
2. Después de un par de semanas pasas por la “fase turista” y te impresionas con todo lo que ves, a pesar de que en tu país de origen hayan cosas similares o mejores.
3. Llega el “periodo negro”, donde ya nada es positivo y solo deseas volver a tu país porque lo extrañas todo.
4. Comienzas a adaptarte. Conoces gente y te das cuenta que no todo es tan malo. De hecho vuelves a creer que el lugar es genial.
5. Las fechas importantes son las peores enemigas del viajero. Vuelves a caer en el “periodo negro” cuando sea el cumpleaños de tu madre, de tu hermano o de tu tío.
6. La tecnología se convierte en tu mejor aliada. Estar sin internet es lo peor que te podría pasar.
7. Te das cuenta que estás hablando dos o más idiomas al mismo tiempo, algo así como un dialecto inventado por ti: “¡Hello mi amigo, guten morgen!”
8. A medida que pasa el tiempo, te das cuenta que te llevaste muchas más cosas de las que debiste haber llevado.
9. Las cosas que llevaste de sobra, las dejarás para llevarlas en la próxima visita a tu país, la que se transforma en las mejores vacaciones de tu vida. Porque las “vacaciones en casa” son lo mejor.
10. Finalmente, independiente de cómo hayas sido antes, maduras más rápido de lo que jamás pensaste.

Asi que no lo pienses más, estudiar y vivir en el exterior es la mejor experiencia de tu vida!!